6 estrategias para mejorar el desempeño operativo

Las la pandemia de COVID-19 y la consiguiente crisis económica han afectado gravemente la productividad y las operaciones de las empresas en todo el mundo.

Como tal, los líderes empresariales deben ser más proactivos que nunca en la implementación de estrategias que preparen a sus empleados para el éxito, al mismo tiempo que optimizan los costos, el tiempo y los recursos para lograr los plazos de producción. La mejor manera de lograr este y otros resultados deseables es implementar estrategias comprobadas para aumentar la eficiencia operativa.

Mejorar la eficiencia operativa de una organización dará como resultado la ejecución fluida de los procesos comerciales de front y back-end (desde producción y distribución hasta marketing y ventas) y optimizará el tiempo y los recursos necesarios para ejecutar dichos procesos con éxito.

Con las organizaciones tomando medidas para acomodar el cambio hacia arreglos de trabajo híbridos y lidiando con los problemas de la cadena de suministro, la eficiencia operativa se ha vuelto más importante que nunca. Además de promover la mejora de los procesos comerciales y reducir los problemas de desperdicio/productividad, los niveles más altos de eficiencia operativa impactan positivamente al cliente/satisfacción del empleado.

Sin embargo, mejorar la eficiencia operativa no es un paseo por el parque. Para ayudar a los líderes empresariales que buscan obtener estos beneficios, echemos un vistazo a seis estrategias para mejorar el rendimiento operativo.

1. Invierta en la tecnología adecuada

Desde el advenimiento de la Cuarta revolución industrial y Internet de las Cosas, la tecnología se ha convertido en sinónimo e indispensable para lograr resultados organizacionales deseables. Las herramientas tecnológicas adecuadas permiten un acceso fluido a datos precisos y en tiempo real sobre finanzas, adquisiciones, gestión de inventario, sistemas de cadena de suministro, operaciones administrativas y otros procesos comerciales.

Dichas herramientas ayudan a los líderes empresariales a mantenerse dentro del presupuesto, cumplir con los plazos de producción y optimizar los procesos comerciales mientras administran de manera efectiva las fuerzas de trabajo en la oficina, remotas e híbridas. Esto se traduce en mayores niveles de eficiencia operativa.

2. Adopte la automatización

La pandemia interrumpió los procesos de la cadena de suministro en todo el mundo. Si bien las actividades económicas están volviendo gradualmente a un estado de normalidad, muchas empresas luchan por mantener su competitividad frente a las fuerzas que perturban sus industrias y mercados.

Automatizar el trabajo repetible y las actividades diarias es una excelente manera de mejorar la eficiencia operativa general. Esto no solo acelera las actividades, sino que también elimina la necesidad de que los trabajadores realicen tareas administrativas mundanas. Esto los libera para concentrarse en trabajos de mayor valor agregado, como la atención al cliente y el cumplimiento de pedidos.

Además, el proceso de automatización de tareas requerirá que los líderes empresariales comprendan, documenten, analicen y revisen de manera integral sus procesos internos, lo que brinda beneficios adicionales y acelera el viaje hacia el logro de la eficiencia operativa.

3. Brindar oportunidades de capacitación y mejora continuas

Otra estrategia comprobada que puede ayudar a las organizaciones a mejorar la eficiencia operativa es ofrecer capacitación continua y oportunidades de mejora a la fuerza laboral. Ninguna organización puede alcanzar niveles aceptables de eficiencia operativa sin empleados calificados. Educar a los trabajadores sobre las mejores prácticas de la industria y capacitarlos en procesos, sistemas y tecnología innovadores debe ser una constante para las empresas con visión de futuro.

La reciente migración hacia el trabajo híbrido también ha abierto un grupo de talentos más amplio para organizaciones de todo el mundo. Una empresa que ofrece recursos o programas de desarrollo profesional y muestra un interés personal en el crecimiento de sus empleados liderará el camino cuando se trata de atraer y retener a los mejores talentos. Además, el trabajo híbrido requiere que los líderes empresariales cambien la forma en que trabajan los equipos e implementen el herramientas tecnológicas a garantizar la colaboración en equipos dispersos geográficamente. Capacitar a los empleados en la oficina y remotos para que trabajen sin problemas a través de canales digitales, ubicaciones y cronogramas es una forma segura de mejorar estratégicamente el rendimiento operativo.

4. Iterar, Medir, Repetir

Los cambios organizacionales importantes en los sistemas y procedimientos operativos a menudo pueden interrumpir la productividad o reducir la moral de los empleados, especialmente cuando tales cambios se implementan demasiado rápido o con pocos datos que los respalden. Puede ser difícil saber cuánto afectará la revisión o modificación de los procesos comerciales tradicionales a la calidad del rendimiento, los entregables y los tiempos de producción.

En lugar de instituir modificaciones importantes en los procesos comerciales, los líderes empresariales inteligentes utilizan los datos para introducir cambios en una escala más pequeña primero y analizar los efectos, monitorear los resultados y realizar modificaciones cuando sea necesario para garantizar una estrategia óptima que produzca los resultados deseados. Por supuesto, como hemos visto con el cambio rápido al trabajo remoto durante la pandemia, hay casos en los que se deben realizar cambios importantes rápidamente para evitar consecuencias negativas.

Por ejemplo, un empresa multinacional de servicios profesionales e inversión inmobiliaria se vio obligado a cambiar rápida e inesperadamente al trabajo remoto en respuesta a la pandemia de COVID-2020 de 19. Para ayudar a limitar los efectos adversos de un cambio tan importante, la empresa aprovechó analítica del lugar de trabajo para ayudarlos a comprender el impacto del trabajo remoto en la organización y su gente y crear un plan basado en datos para un regreso seguro y eventual a la oficina física.

5. Mida las métricas adecuadas

Medir y rastrear las métricas correctas es una excelente manera de probar la efectividad de las estrategias orientadas a mejorar el rendimiento operativo. Comparar el rendimiento actual de una organización con los puntos de referencia facilita que los líderes empresariales vean hasta dónde han llegado, descubran patrones o tendencias que conducen al éxito e identifiquen áreas que requieren mejoras adicionales.

Además, analizar e implementar los conocimientos obtenidos de los comentarios de los consumidores y los empleados puede ayudar a guiar futuras estrategias de mejora operativa. Lo anterior se puede hacer con software de análisis del lugar de trabajo que puede ayudar a monitorear los impactos del cambio, las decisiones o las iniciativas en la organización y realizar mejoras continuas basadas en datos que benefician tanto a su empresa como a sus empleados. El análisis del lugar de trabajo ayuda a las empresas a impulsar mejores resultados organizacionales informando las decisiones de gestión, recursos humanos y lugar de trabajo con rapidez y certeza.

6. Mejorar la colaboración y la moral en el lugar de trabajo

Puede ser fácil para los líderes empresariales perderse en el análisis de métricas cuantitativas, la optimización de procesos y la implementación de nuevas tecnologías en el camino hacia la mejora de la eficiencia operativa. Sin embargo, impulsar la moral en el lugar de trabajo, instituir una cultura de colaboración eficazy alentar relaciones sólidas entre empleados individuales y entre equipos son excelentes maneras de mejorar la eficiencia operativa y organizacional. Los empleados debidamente capacitados e incentivados están muy comprometidos en el trabajo y es más probable que completen las tareas dentro del cronograma. Además, tener empleados a largo plazo satisfechos, productivos y altamente comprometidos puede garantizar el éxito a largo plazo de las iniciativas de eficiencia operativa.

Resumen

Mejorar la eficiencia operativa requiere un enfoque estratégico orientado a refinar los procesos organizacionales, actualizar los procesos, ajustar las operaciones comerciales, actualizar la tecnología y mejorar las habilidades de los empleados. El objetivo de lo anterior es lograr kaizen: la mejora incremental continua de todos estos aspectos para aumentar la productividad y lograr los objetivos comerciales deseados.

Es importante tener en cuenta que mejorar la eficiencia operativa no es una iniciativa única, es un proceso continuo de optimización de personas, procesos, tecnología y finanzas. Este enfoque generará tanto ganancias cuantitativas (al reducir costos y aumentar los niveles de producción) como beneficios cualitativos (mayor satisfacción del cliente y una fuerza laboral altamente comprometida).

Última actualización 23 de febrero de 2022