No permita que el COVID-19 comprometa la salud de su organización

Existe una ansiedad comprensible en torno a la propagación de COVID-19 en todo el mundo. Si bien países como China que fueron afectados temprano han comenzado a recuperarse, a nivel mundial, el riesgo para la salud pública de las poblaciones vulnerables sigue siendo bastante alto. A medida que los gobiernos y las organizaciones de salud comienzan a priorizar la salud pública, las empresas están comenzando a considerar varias estrategias para ayudar a reducir el riesgo para la salud de sus empleados. Al hacerlo, es importante tener en cuenta la salud de la organización en su conjunto y encontrar el enfoque correcto que funcione para sus empleados y la empresa.

El trabajo remoto es, por supuesto, una herramienta importante para usar durante los períodos de alto riesgo. La reducción de la interacción retarda la propagación de enfermedades. También tiene el impacto de cambiando drásticamente la forma en que las personas colaboran, en algunos casos otras herramientas se puede emplear durante períodos de riesgo bajo a moderado para ayudar a reducir la propagación de enfermedades sin afectar el rendimiento. Esto incluye pasos como cerrar las puertas de la oficina, cambiar la disposición de los asientos e incluso programar reuniones adicionales (las conversaciones y reuniones más largas reducen la cantidad de interacciones breves y no planificadas entre los equipos, lo que de investigación muestra es uno de los principales vectores de propagación de enfermedades en el lugar de trabajo). Independientemente de los próximos pasos que se tomen, las empresas deben considerar que se han implementado los procesos adecuados para que esta transición sea exitosa y poder adaptarse rápidamente para que los empleados tengan las herramientas necesarias para continuar con su trabajo.

Comprender a sus equipos para priorizar las estrategias de trabajo remoto

A medida que las empresas sopesan sus opciones y consideran el trabajo remoto, se pueden emplear análisis organizativos para identificar de forma proactiva las partes de la organización que pueden pasar fácilmente a trabajar de forma remota. Estos equipos son los que tienen un alto porcentaje de comunicación fuera del sitio y un bajo nivel de tiempo de reunión informal, ya que sus estilos de trabajo se traducen fácilmente en trabajo remoto. Otros equipos incluyen aquellos con bajos niveles de exploración (pasar tiempo con otros equipos) y un alto grado de adaptabilidad, ya que es más probable que se adapten rápidamente al trabajo remoto.

Durante los períodos de mayor riesgo, como los que estamos viendo ahora con COVID-19, otros equipos también tendrán que trabajar de forma remota, y es aquí donde los líderes deben prestar mucha atención a una serie de patrones de colaboración que podrían verse afectados negativamente. Dado que es probable que el brote de COVID-19 dure unos meses, los líderes deberán responder rápidamente para mitigar sus efectos negativos.

Pasos prácticos que puede implementar ahora

Cuando se trata de salud organizacional, esperamos que la exploración sufra más. Cuando las personas están remotas, tienden a interactuar menos con personas que aún no conocen, creando silos de información. Para combatir esto, las empresas deben organizar eventos remotos informales entre equipos, como almuerzos, sesiones de café u otras oportunidades para que los miembros del equipo se conecten.

La alineación inferior es igualmente preocupante. Los equipos que necesitan coordinarse pero no pueden encontrar que el trabajo en toda la organización se detiene. Una de las principales prioridades del liderazgo debe ser garantizar controles regulares a través de los límites de la organización, incluso si son solo 15 minutos a la semana. De lo contrario, es probable que se pierda la coordinación que generalmente se resuelve mediante la interacción informal.

Por último, es importante garantizar la adaptabilidad continua de la organización. La gerencia necesita conectarse dinámicamente con los empleados de toda la empresa para comprender rápidamente el pulso de la organización y abordar los problemas que surgen. De lo contrario, las personas podrían regresar a la oficina al final de la crisis de salud, solo para descubrir que han perdido meses de tiempo con la competencia y que su fuerza laboral está menos comprometida.

Además, las empresas que pueden probar las políticas de trabajo remoto antes de que se implementen pueden usarlo para revelar cualquier punto ciego en sus procesos, como soporte de TI incompleto o herramientas insuficientes (¿los empleados necesitan monitores externos y auriculares para obtener su trabajo? ¿Puede el sistema VPN de la empresa manejar la cantidad de tráfico esperada?). Dada la naturaleza urgente del distanciamiento social en torno a COVID-19, las empresas deben centrarse en identificar los comportamientos de colaboración informal más importantes que necesitan mantener durante las próximas semanas e implementar procesos para respaldarlos y realizar un seguimiento de su efectividad, como los reuniones abiertas en la oficina y otros tipos de interacciones que permiten interacciones informales.

Es importante que las organizaciones hagan su parte durante una crisis. Esto significa apoyar la salud pública y al mismo tiempo apoyar a los empleados y su trabajo. Vigilar la salud de una organización nunca ha sido más importante.

Última actualización: 10 de marzo de 2021