Tres formas en que los datos de comportamiento pueden impulsar el compromiso de los empleados

Gallup's Informe sobre el estado del lugar de trabajo mundial muestra que el 85% de los empleados de todo el mundo están desconectados. Si sus empleados son parte de esta estadística, es mucho más probable que su organización experimente una mayor rotación de empleados, baja productividad y clientes insatisfechos. Mientras tanto, los empleados verdaderamente comprometidos tienen un mayor sentido de pertenencia, tienen una mayor satisfacción en el trabajo y es probable que permanecer más tiempo en su organizacióny producir un trabajo de mayor calidad.

Cada año, organizaciones de todo el mundo gastan miles de millones de dólares en programas y eventos diseñados para mejorar la moral e impulsar el compromiso de los empleados. Si bien estas iniciativas puntuales o estacionales brindan algunos resultados, los efectos suelen ser de corta duración y pueden desaparecer por completo unas semanas después de la finalización del programa.

Lograr resultados duraderos es un proceso continuo que requiere una comprensión profunda del compromiso de los empleados y una comunicación efectiva y continua con sus empleados. Un enfoque objetivo y confiable para lograr esto es mediante el uso de Datos y análisis (específicamente datos de comportamiento) para informar y validar el diseño y la ejecución de su estrategia de participación.

Los datos de comportamiento son indispensables para construir una fuerza laboral verdaderamente comprometida porque le permite ver los verdaderos impactos de sus iniciativas de participación en función de cómo trabajan los empleados, así como de cómo trabajan juntos. A continuación, analizaremos tres de las formas más valiosas en que los datos de comportamiento pueden ayudarlo a impulsar el compromiso de los empleados.

Midiendo lo que realmente importa

Con los datos de comportamiento, la gerencia puede comprender mejor qué motiva a los empleados individuales, identificar cómo trabajan mejor los empleados y encontrar formas de conectarse de forma natural con cada miembro del equipo en función de sus necesidades y los impulsores de la participación.

Los datos de comportamiento también pueden revelar áreas de mejora en el trabajo diario de los empleados, como qué porcentaje de ellos tiene tiempo semanal 1: 1 con sus gerentes (para entrenamiento, tutoría y colaboración). Estos conocimientos pueden ayudar a impulsar un mejor apoyo de los empleados y comportamientos de liderazgo al revelar si los empleados están lo suficientemente conectados con sus gerentes directos y reciben el apoyo adecuado. En otro ejemplo, también puede medir métricas fuera del horario laboral, como cuánto tiempo pasan los empleados colaborando con compañeros de trabajo después del horario laboral a través de correos electrónicos, reuniones, llamadas, mensajería instantánea, etc. Esto ayuda a informar a las organizaciones dónde existen riesgos potenciales de agotamiento y qué equipos tienen más probabilidades de experimentarlo.

Diseñar estrategias de participación basadas en datos

Con estos conocimientos sobre el comportamiento en el lugar de trabajo, los líderes empresariales pueden determinar mejor dónde invertir tiempo y dinero en iniciativas de participación para impulsar mejores resultados. Por ejemplo, los líderes de RR.HH. podrían realizar cambios para mejorar la cultura del lugar de trabajo y promover la tutoría entre la gerencia y los equipos asignando a los miembros individuales del equipo intervalos de tiempo recurrentes con los gerentes de línea.

También podrían emplear estrategias que impulsen la colaboración entre equipos y dentro de ellos cuando los datos de comportamiento muestren que esto está ausente o que carece de efectividad. El personal de RR.HH. puede aprovechar estos análisis para identificar la combinación ganadora de conjuntos de habilidades y comportamientos que dispararán el rendimiento o la eficiencia de los equipos en toda la organización, al tiempo que mejorarán la experiencia en el lugar de trabajo para los empleados.

Ayudar a los empleados a lograr un equilibrio más saludable entre el trabajo y la vida personal

La información de los datos de comportamiento también podría ayudar al personal de RR.HH. a identificar a los empleados que pasan tiempo trabajando y colaborando fuera del horario normal de trabajo y a tomar las medidas adecuadas para disuadirlos de la noción de que se espera que "siempre estén activos". Al medir cosas como métricas de trabajo fuera del horario laboral o de fin de semana (cuánto tiempo pasan los empleados colaborando con compañeros de trabajo después del horario laboral o los fines de semana a través de correos electrónicos, reuniones, llamadas, mensajería instantánea, etc.), los datos de comportamiento pueden informar a las organizaciones dónde existen riesgos potenciales de agotamiento y qué equipos tienen más probabilidades de experimentarlo. Dado que el trabajo continuo fuera del horario laboral normal es un indicador principal del agotamiento, RR.HH. puede aprovechar estos conocimientos para ayudar a dichos empleados a crear un equilibrio más saludable entre el trabajo y la vida.

Una empresa multinacional de tecnología utilizó la solución de análisis del lugar de trabajo de Humanyze para medir los datos de colaboración antes y después de la transición al trabajo remoto debido a COVID-19. Descubrieron que las jornadas laborales eran significativamente más largas después de cambiar al trabajo remoto.

Sin embargo, una mirada más cercana a los datos reveló que si bien muchos empleados trabajaban durante un período más largo del día, en realidad se debía a que trabajaban de manera más flexible a lo largo del día tomando descansos periódicos entre bloques de tiempo de trabajo para ocuparse de asuntos personales o ser con su familia. Aunque los empleados no estaban necesariamente agotados en este escenario, la empresa puede haber malinterpretado estos hallazgos e instituido estrategias de participación ineficaces que apuntan a "empleados con alto riesgo de agotamiento" sin examinar los datos en un nivel más granular y contextual.

La calidad de los datos de comportamiento.

El éxito de tu estrategia de participación basada en datos depende de la relevancia y la calidad de los datos que se aprovechan. Si bien la mayoría de las organizaciones analizan los datos de las encuestas a los empleados, no es ideal diseñar una estrategia de participación basada en datos basada solo en cosas como encuestas anuales o trimestrales.

Las encuestas temporales son inadecuadas para capturar cómo se sienten los empleados acerca de trabajar para su organización y, en cambio, deben aprovecharse con más regularidad junto con datos cuantitativos de comportamiento. Un mejor enfoque implica la recopilación continua de datos mediante el uso de encuestas de pulso semanales o mensuales (sin incomodar a su fuerza laboral) o Soluciones de software que capturan los sentimientos de los empleados en tiempo real.

También es una buena idea medir los niveles de participación midiendo los datos sobre el uso de herramientas de colaboración para comprender la cantidad de calidad de las interacciones dentro y fuera de los equipos / departamentos. Por supuesto, abordar esto de una manera que garantice el anonimato de los empleados y proteja la privacidad de los datos también es un ingrediente esencial para el éxito.

Los líderes empresariales también pueden aprovechar los datos de recursos humanos en torno a conjuntos de habilidades, revisiones de desempeño, retención, salario, nivel de experiencia, demografía, recompensas, patrones de licencia, etc. Interpolarlos con otras fuentes de datos dispares permite a los líderes empresariales sacar conclusiones holísticas sobre los niveles de participación para un grupo de empleados. Identificar a los empleados comprometidos y no comprometidos puede ayudar a informar las decisiones sobre qué y dónde gastar los presupuestos de participación de manera más efectiva.

Resumen

Gastar arbitrariamente en programas de recompensas, capacitación gerencial, evaluaciones de desempeño, encuestas anuales a los empleados y una serie de actividades de participación sin informar objetivamente las decisiones con datos primero probablemente resultará en beneficios mínimos o nulos a largo plazo para los empleados.

Aprovechando los datos de comportamiento y las soluciones analíticas adecuadas, como el Plataforma Humanyze, ayudará a los líderes empresariales a determinar qué programas de participación implementar, cuál es la mejor manera de instituirlos y qué grupos se beneficiarían más. Este enfoque ayudará a las organizaciones a obtener los conocimientos necesarios para tomar mejores decisiones basadas en datos que impulsen el compromiso, la productividad y el éxito de los empleados.

Última actualización 22 de junio de 2021